Caipirinha

Las mejores recetas de caipirinha

Caipirinha sin alcohol

La caipirinha sin alcohol es un cóctel con sabor a frutas. Al no tener alcohol, es adecuado para todos los públicos, y se puede tomar si vas a conducir. Tradicionalmente, la caipirinha se hace con limas y cachaça, una bebida alcohólica que se hace con caña de azúcar fermentado.

Es una receta bastante sencilla y se basa mucho en el alcohol ya que es el principal ingrediente, por lo que resulta difícil de reproducir una versión sin alcohol.

Caipirinha sin alcohol

La gaseosa tiene un ligero toque a jengibre que, aunque no tiene el dulzor de la cachaça, si le aporta aroma y algo de sabor. Por eso, si quieres aproximarte lo máximo posible a la receta original, te recomiendo que añadas un jarabe de caña de azúcar o sirope de agave, para darle ese sabor dulzón.

Yo en esta receta no lo tenía a mano, pero se que con un poquito de este jarabe, el resultado es un éxito y la receta se acerca mucho más a la original. Si añades el jarabe de caña de azúcar o el agave, yo retiraría las hojas d menta, ya que su fuerte sabor enmascararán el dulzor del edulcorante.

Te aseguro que no echarás de menos la cachaça. Estos son los ingredientes que se necesitan para hacerlo.

Ingredientes (sirve para 2 personas)

  • 1 limón, más o menos troceado
  • 1 lima, más o menos troceada
  • 1 naranja, más o menos troceada
  • 1 cucharada de azúcar
  • unas hojas de menta
  • 300 ml de agua carbonatada (gaseosa)
  • Unos cubitos de hielo

Indicaciones:

En primer lugar, troceamos la fruta groseramente (ya que luego la vamos a machacar). Ponemos la fruta y el azúcar, junto con unas hojas de menta en un recipiente, y la machacamos con un mazo de mortero hasta que salga todo el jugo.

Lo dejamos reposar durante 15 minutos juntos. Luego colamos el jugo de frutas sobre una jarra y vertemos la gaseosa.

Añadimos los cubitos de hielo y lo removemos para que se integren todos los ingredientes. Decoramos con unas hojas de menta más y ya está listo para servirlo.

Lo vertemos ahora en unos vasos, con una pajita, y lo podemos decorar con unas rodajas de lima, limón o naranja (o todo junto), o la ralladura de una de ellas.

Ya podemos disfrutar de una deliciosa caipirinha sin alcohol, un cóctel brasileño perfecto para el verano y para disfrutar en las barbacoas o sobre una tumbona.