Caipirinha

Las mejores recetas de caipirinha

Caipirinha de fresa

La caipirinha es una de las bebidas más conocidas del mundo, muy consumida sobre todo durante la temporada estival, aunque puede tomarse en cualquier momento.

Es todo un clásico de los veranos y junto al daiquiri, el margarita y el mojito es una de las bebidas más conocidas en cualquier fiesta que se precie.

Caipirinha de fresa

Gracias a su fama y a su excelente sabor, han nacido infinidad de variedades que aunque respetan la base de utilizar cachaça, una especie de aguardiente de caña de azúcar fermentada, permiten preparar caipirinhas tan especiales como la que queremos compartir con todos vosotros y vosotras en esta entrada, la caipirinha de fresa.

Su elaboración es muy sencilla y solo necesitaremos cinco ingredientes principales, que son:

  • Una botella de cachaça-
  • Unas cuantas fresas frescas.
  • Azúcar blanca.
  • Azúcar moreno para decorar el vaso.
  • 1 lima mediana.
  • Hielo picado.

Modo de elaboración

Lavaremos bien la lima y la cortaremos en gajos y los pondremos en el vaso de un mortero junto a varias cucharadas de azúcar blanca. Con el martillo del mortero iremos aplastando las limas para que vayan soltando todo su zumo y retiraremos las pepitas que pudieran caer al mortero.

Machacaremos bien para exprimir al máximo e iremos mezclando con el azúcar con una cucharilla de café, aunque no pasa nada si no se disuelve toda. Reservaremos en el mismo mortero.

Por otro lado, lavaremos las fresas, les quitamos el tallo y las partimos en trocitos pequeños, incorporándolas a la lima y el azúcar y volveremos a aplastar de manera insistente hasta conseguir que todo quede bien triturado.

Agregaremos un poco de cachaça y lo removeremos un poco para que se entremezclen los sabores. El siguiente paso es mojar con lima los bordes de los vasos, poner un poco de azúcar moreno en un plato y poner los vasos sobre él, para que se quede adherido a los bordes.

La mezcla del mortero la pasaremos a los vasos, probaremos para ver cómo está de acidez y de alcohol. Si hemos quedado cortos de cachaça añadiremos más y si nos ha quedado demasiado ácido echaremos una cucharadita de azúcar, lo removeremos y ya solo queda echar el hielo troceado por encima y disfrutar.

Consejos

Es muy importante utilizar cachaça de buena calidad. En el mercado la podemos encontrar de diferentes precios pero si elegimos una que sea muy barata, el resultado final no será el esperado y se notará muy poca calidad en este combinado.